Contáctanos

Tecnología

Por qué los Chromebooks son hoy una alternativa muy real a Windows y Mac

El concepto Chromebooks define los portátiles y convertibles bajo Chrome OS y son los más populares, pero no los únicos equipos con este sistema, ya que Google intentó entrar en otros segmentos de mercado como los mini-PCs, Chromebox, o los compactos AIO Chromebase, sin demasiado éxito.

SET Puebla Noticias

Los Chromebooks llegaron al mercado hace casi una década y han logrado hacerse un hueco en el escritorio informático. Quizá, todavía, no cubran las necesidades de todos los usuarios, pero es una plataforma que no ha parado de crecer y las mejoras en los últimos años en softare y hardware los han convertido en una alternativa muy real a Windows y macOS. Hoy ponemos al día nuestra guía dedicada a estos portátiles, revisamos sus ventajas y limitaciones, novedades de los últimos meses y seleccionamos algunos modelos entre la oferta disponible.

Hace más de diez años que Google anunció Chrome OS. Un sistema operativo que replicaba el modelo de Android, pero en ordenadores personales. Con base en el kernel Linux y el proyecto Chromium OS, fue concebido a medio camino entre un sistema operativo en nube y un escritorio tradicional como el de Windows o macOS. Si bien Chromium OS es de código abierto, Chrome OS es una versión privativa comercial que Google ofrece (libre de royalties) al buen número de fabricantes que trabajan en la plataforma.

Aunque Chrome OS (Chromium OS) puede instalarse en casi cualquier PC, la experiencia queda lejos de lo que ofrecen los equipos dedicados que vende Google y todos los grandes fabricantes de PCs. Este segmento OEM ha sido el responsable (como ocurre con Windows) del aumento de ventas y convertir a los Chromebooks en los únicos «Linux» capaces de batir a Windows en algunos segmentos del escritorio informático.

Aclarar antes de empezar, que el concepto Chromebooks define los portátiles y convertibles bajo Chrome OS y son los más populares, pero no los únicos equipos con este sistema, ya que Google intentó entrar en otros segmentos de mercado como los mini-PCs, Chromebox, o los compactos AIO Chromebase, sin demasiado éxito. Al contrario de unos Chromebooks que son los que verdaderamente definen toda la plataforma.

¿Cuánto han mejorado los Chromebooks?

Olvida los primeros modelos que llegaron al mercado a comienzos de la década. Fueron necesarios para abrir mercado por su bajo coste, simplicidad de uso y facilidad de administración, claves de su enorme éxito en el segmento educativo. Hoy son otra cosa y ya hay algunos modelos que pueden rivalizar en hardware con sus homólogos bajo Windows y macOS. También en software, mejorando Chrome OS desde la base y ampliando su funcionalidad con el fin de acercarlo a un escritorio más tradicional, pero manteniendo sus ventajas iniciales.

Interfaz

El enfoque total a la nube; la ejecución de aplicaciones web desde Chrome y una interfaz gráfica consistente en ventanas de navegador web basadas en WIMP, resultó en un escritorio simplón y poco atractivo. Poco después del lanzamiento de los primeros modelos, Google implementó un nuevo entorno gráfico acelerado por hardware (Aura), que lo mejoró enormemente.

Chrome OS sigue apostando por la simplicidad, pero ha mejorado un entorno demasiado limitado para un sistema operativo a la interfaz de un navegador web y hoy ofrece escritorios múltiples, barra de tareas, transiciones animadas, fondos, barra de estado para cada una de las aplicaciones abiertas, fondos de escritorio o ventanas superpuestas con posibilidad de maximización o variación de tamaño.

Aplicaciones

Entendiendo que la «web era la plataforma» el enfoque a la nube era total en los inicios de los Chromebooks. El sistema dependía casi completamente de servidores e Internet para ejecutar aplicaciones web sobre el navegador Chrome, su principal herramienta de trabajo. Pronto se comprobó que era un factor altamente limitante y la mejora del soporte off-line para ejecución de aplicaciones ha sido una constante. Y también del soporte por importantes desarrolladores externos.

Aquí hay que destacar la llegada de la suite gráfica Creative Cloud comenzando por una versión de Photoshop en la nube conocida como Project Photoshop Streaming (PPS). También fue sonada la llegada de la suite Office a los Chromebooks tras un acuerdo de Microsoft con Google o el acercamiento de aplicaciones Windows a través de una colaboración con VMWare y que se empleó en la promoción para empresas y administraciones del Chromebook Enterprise.

Android

Estaba claro que Google iba a aprovechar un sistema que arrasa en dispositivos móviles y que cuenta con miles y miles de aplicaciones. Aunque hubo soporte parcial casi desde el principio, el avance definitivo llegó del lanzamiento del App Runtime for Chrome y sobretodo de la disponibilidad de la Google Play Store en los Chromebooks. Hoy, potencialmente, cualquier app Android puede ejecutarse en ellos.

Linux

Teniendo en cuenta su base en el kernel Linux, desde el lanzamiento de Chrome OS hubo acercamientos no oficiales tanto a la ejecución de aplicaciones Linux como a sistemas completos. Hace tiempo que se podía usar Crouton para ejecutar distribuciones GNU / Linux junto con Chrome OS y otra novedad fue el Ubuntu en Chromebooks, con tutorial oficial de Canonical.

Era necesario y finalmente llegó el anuncio del soporte oficial de Google para aplicaciones Linux en Chromebooks. De esta manera, en el Google I/O 2019 la compañía anunció que los Chromebooks «serían portátiles Linux». No preinstalan una distribución al uso, pero permiten ejecutar aplicaciones Linux como si fueran nativas corriendo en máquina virtual un sistema Debian 9.0 Stretch personalizado. Una mejora que añade músculo a los Chromebooks y lo hace mucho más interesante.

Juegos

Chrome OS corre todos los juegos compatibles con navegadores web, los disponibles en la Chrome Web Store y también los de Android, pero es obvio que se queda corto en este apartado para juegos en PC. Windows domina de manera abrumadora los juegos en PC y las limitaciones en la ejecución de juegos de los Chromebooks son aún mayores que las de cualquier sistema Linux. La intención de Google de llevar Steam a Chrome OS será un gran avance y abrirá las puertas a un buen número de juegos, si se confirma a la vez el soporte para gráficas dedicadas que ha aparecido en el código de desarrollo.

Y Stadia. Si pensamos que la ejecución en la nube es el futuro de los videojuegos y con ello las máquinas cliente (o consolas) serán mucho menos importantes, Chrome OS está perfectamente ubicado para ser una plataforma relevante. Este tipo de servicios exigen una conexión a Internet cliente de alto rendimiento, servidores y un esfuerzo de los desarrolladores. Google promete la ejecución de videojuegos triple-A desde su navegador Chrome y sin necesidad de una máquina con hardware avanzado. Queda por avanzar, pero el camino está abierto.

Facilidad de uso y configuración

Google ha mantenido la facilidad de gestión del equipo tanto como para el usuario como para la administración de equipos que se introducen segmentos corporativos o educativos. La familiaridad con equipos Chrome OS nmediata por la interfaz empleada. Chrome sincroniza marcadores, contraseñas y aplicaciones web a través de todos los dispositivos, guardando en la nube todo lo anterior, la configuración del sistema y los datos de usuario.

Ciberseguridad y soporte

Un punto fuerte de los Chromebooks desde el principio y de hecho, desde Google han destacado que su sistema «está libre de virus». Chrome OS verifica en el arranque si el sistema está comprometido volviendo a estadíos anteriores si es necesario. Chrome OS también cifra todos los datos que son descargados al disco, mientras que el sistema de ficheros raíz es de ‘solo lectura’ y el sistema aísla procesos (por pestaña y aplicación) que puedan comprometer el sistema. Tanto Chrome OS como las aplicaciones, se mantienen permanente y automáticamente actualizadas.

Rendimiento

Chrome OS también destaca por la gran rapidez con la que arrancan los equipos (7 segundos) y la velocidad de ejecución de las aplicaciones web. Además de ser capaces de funcionar con un hardware modesto por sus bajo requerimientos, por debajo de la media de un PC estándar con otro sistema.

¿Sirven para todo y para todos los Chromebooks?

Tú, nosotros y Google sabemos la respuesta. La misma concepción del Chrome OS ofrece ventajas como las señaladas, pero también limitaciones. La interfaz ha mejorado, más completa y atractiva, pero todavía está lejos de un escritorio tradicional como macOS, Windows 10 o el que ofrecen las mismas distribuciones GNU/Linux.

El apartado de las aplicaciones también han mejorado en número y ejecución, pero si te sales de la nube y de la web, seguramente te falten algunas. Lo mismo en juegos. Android tiene miles y se pueden ejecutar una cantidad enorme vía web o con emuladores, pero un jugón busca los grandes títulos y esos no son posible en un Chromebook, salvo lo que vaya llegando de Stadia.

Ciertamente, este tipo de equipos presenta limitaciones para una parte de usuarios, pero, a la vez, ofrece ventajas para convencer a un número enorme de clientes que busquen simplicidad, facilidad de uso, administración o seguridad. Y en todos los segmentos, porque desde su enfoque inicial a equipos básicos y para el segmento educativo, su ampliación al mercado de consumo está en marcha y también al mercado corporativo de la mano de la variante Chrome OS Enterprise.

Fuente: MuyComputer.com