Contáctanos

Internacional

Nueva York tiene alrededor de 21 mil casos de COVID-19

Los casos de COVID-19 en el estado, epicentro de la pandemia en Estados Unidos, han ascendido casi 38 % en un día, hasta 20.875, como resultado de hacer 16.000 pruebas diarias.

SET Puebla Noticias

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó este lunes de que los casos de COVID-19 en el estado, epicentro de la pandemia en EE.UU., han ascendido casi un 38 % en un día, hasta 20.875, como resultado de una capacidad para hacer 16.000 pruebas diarias que es superior a la del resto del país e incluso a la de Corea del Sur en términos per cápita, según señaló.

Cuomo explicó en una rueda de prensa:

“Desde el 13 de marzo, hemos pasado de hacer 1.000 test al día a 16.000. Es más que ningún otro estado en EE.UU., es más per cápita que Corea del Sur, que tenía la medalla de oro de las pruebas”.

Y añadió:

“Ellos estaban haciendo 20.000 al día en una población mucho más grande, el doble que la de Nueva York. Nosotros hacemos 16.000 pruebas diarias y comparado con China o Corea del Sur, per cápita, es más alto”.

El gobernador insistió en que “los números seguirán incrementándose porque se están haciendo más test” y desgranó que los nuevos positivos detectados del domingo al lunes han sido 5.707, más de la mitad en la ciudad de Nueva York (3.260), y los fallecidos ascienden a 157.

De las 20.875 personas con COVID-19 en todo el estado, han sido hospitalizadas 2.635 (el 13 %) y, de ellas, están en cuidados intensivos 621 (el 24 % de estas).

Cuomo firmó además este lunes una orden de emergencia para que los hospitales incrementen en un 50 % su capacidad, como mínimo, y advirtió que el objetivo es que lo hagan en un 100 %, resaltando como ha hecho en los últimos días que se “necesitan respiradores y camas de cuidados intensivos”. Por lo que afirmó:

“Tenemos 53.000 camas pero podemos necesitar unas 110.000”.

Asimismo, señaló que “el mayor problema de control de densidad de la población lo tiene la ciudad de Nueva York” y, pese a que anoche entró en vigor el estricto plan de “pausa” que obliga al 75 % de los trabajadores a quedarse en casa, espera un plan específico “que se centre en la gente joven y sus encuentros” porque ellos pueden contagiarse del virus y transmitirlo de manera “imprudente” y “contra el espíritu cívico”.

Explicó que el estado enviará más de 850.000 mascarillas quirúrgicas a los hospitales y 350.000 guantes, entre otros productos médicos de primera necesidad, pero urgió también al gobierno federal de Donald Trump a utilizar la Ley de Producción Defensiva para mejorar su abastecimiento porque “el suministro es un problema en todo el país”.

Esa ley, sostuvo, “no implica nacionalizar cada sector, sino decirle a una fábrica que fabrique cierta cantidad de materiales. No podemos esperar a que nos ofrezcan esto o lo otro.

Es una ejecución de poder gubernamental sobre el sector privado. ¿Y qué? Es una emergencia nacional y las firmas van a estar muy bien pagadas”, apostilló.

Cuomo pidió mentalizarse de que la situación se alargará “varios meses” y asumió la “responsabilidad por parar la economía”, pero agregó que ya trabaja en “un plan de vuelta a la economía funcional, que incluya una estrategia de salud pública”, con cuestiones como si todo el mundo debería retornar a la vez al trabajo o la gente joven debería hacerlo antes, además de opciones para hacer pruebas a segmentos de la población para averiguar si han desarrollado anticuerpos que los inmunicen.

Mientras tanto, y en tono tranquilizador, recordó que “mucha gente cogerá el virus, hasta un 80 %, pero pocos estarán realmente en peligro” y en ese sentido instó a los neoyorquinos a estar “socialmente distanciados pero conectados espiritualmente” y buscar “lo positivo” de una vida “más silenciosa” pero con “comida en los supermercados, con gasolina en las gasolineras y sin razones para una ansiedad extraordinaria”.

Fuente: ElImparcial.com