Contáctanos

Salud

Estas son las mejores dietas para empezar el año

Diez propuestas de hábitos de alimentación saludables con los que comenzar el año 2020 antes de decidirse por una dieta con consejos de un especialista.

Puebla Noticias Digital

Dieta mediterránea

Es el clásico que nunca falta. El problema es confundir la dieta mediterránea con lo que se consume en los países mediterráneos. Tan sencilla como apuntar vegetales, frutas, verduras, legumbres, cereales de grano entero, frutos secos y aceite de oliva virgen extra. Adiós a los azúcares, grasas saturadas y carnes rojas. Mejora las funciones cerebrales y cardíacas al tiempo que previene contra factores de riesgo relacionados con la diabetes y algunos tipos de cáncer. Mejor si son productos de temporada y de proximidad.

Dieta gourmet

El secreto de esta dieta es la moderación (con consulta a los nutricionistas). No se elimina ningún alimento, así que se come de todo… lo que se haya cocinado de manera adecuada. La plancha y lo hervido son las prioridades pero la teoría dice que no se pasa tanta hambre porque no se elimina ninguna comida. Está avalada por expertos como la nutricionista Ana Luzón, miembro de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

Dieta flexitariana

La ventaja de esta dieta es que las verduras, vegetales y frutas con las principales fuentes de alimentación pero deja la puerta abierta a productos de origen no vegetal (habitualmente mariscos, pescados y aves). Ayuda a mantener el peso y a luchar contra las enfermedades crónicas.

Dieta Power

Es el régimen de comidas propuesto por la Universidad de Newcastle (Australia). Está concentrada en los hombres con sobrepeso. La planificación es fundamental para organizar cada comida y se recomienda cocinar en casa lo que se va a comer fuera. Como en todas las dietas, el ejercicio físico potencia sus efectos.

Dieta genética

Esta dieta es tan novedosa que debe emplearse la prudencia. Con un estudio genético se observan las fortalezas, carencias, riesgos y posibilidades del paciente. A partir de ahí se ajusta un régimen de comidas adecuado a la predisposición genética, edad y estilo de vida.

Fuente: As.com

ARP