Contáctanos

Libres

Inicia la campaña “Mil años sin vida” con el lema ‘Sin taza no hay ponche’

Con esta campaña se exhorta a la población a que lleve su taza, vaso o jarro a las festividades para que les puedan servir de esta bebida dulce.

Refugio Sánchez

El día de ayer la asociación Yaxen y el colectivo Colibrí de manera conjunta con la parroquia Libres, pusieron en marcha la campaña “Mil años sin vida”, que tiene como objetivo concientizar a la población sobre el problema que genera el uso del unicel, haciendo un reconocimiento en esta ocasión a la calle Cabo Franco, que fue la más limpia durante las posadas 2019. Así lo comentó la maestra Rocío Duran Rechy, iniciadora de esta campaña en el municipio.

“A la gran necesidad de ver cómo se está contaminando Libres, de ir invitando a la gente a que en cada posada lleve su taza. Lleve su vaso a los convivios en sus casas, en el trabajo, en las oficinas. En donde quiera que nos encontremos evitemos el unicel. También estamos fomentando el no utilizar la bolsa de plástico y el popote, que son elementos altamente contaminantes”.

Las “posadas” son una de las tradiciones en donde la utilización de este tipo de material desechable es más frecuente, motivo por el que ha iniciado esta campaña en Libres bajo el lema “Sin taza no hay ponche”, exhortando a la población a que lleve su taza, vaso o jarro para que les puedan servir de esta bebida dulce.

Esta campaña lleva once años en el municipio, en el que el trabajo de las asociaciones y la población se han sumado, dando buenos resultados en celebraciones, fiestas y tradiciones, en las que se continúa exhortando a la ciudadanía de libres y la región para evitar la utilización unicel, que tarda de 800 a 1000 años en desintegrarse, además de ser causante de serios problemas a la salud.

KCL