Contáctanos

Salud

Estos alimentos combaten la depresión y la ansiedad

Una alimentación sana y alguna actividad física en la vida diaria, son parte de las recomendaciones que emite el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a la población para mantener un buen estado de la salud mental. Además, coadyuvan al tratamiento farmacológico, psicológico y terapéutico que requiere el paciente, de acuerdo a su estado o tipo de padecimiento, que pueden ser depresión, ansiedad, o estrés.

El psicólogo del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, Edgar López Reyna, mencionó que para mantener un buen estado de salud mental y emocional, además de recibir atención psicológica se debe trabajar en disminuir los niveles de estrés con alternativas como realizar alguna actividad física o recreativa, ejercicios de relajación y darse tiempo para compartir con la familia y amistades. 

Agregó que la depresión, la ansiedad, el trastorno mixto de ambos y el estrés, son las causas más comunes en la consulta de psicología. Subrayó que por lo general la persona se ve rebasada para manejar sus problemas, situación que detona alguno de estos padecimientos y su tratamiento dependerá de la severidad de los síntomas. Hay quienes sólo requieren una asesoría o tratamiento terapéutico que va de cuatro a ocho meses. 

La depresión es un estado de salud que afecta a algunas personas y se refleja en el estado de ánimo, sueño constante, llanto sin motivo aparente, tristeza, falta de apetito y desánimo para realizar actividades cotidianas. Se presenta comúnmente en el género femenino y en algunos casos también en niñas y niños. 

Consumir alimentos, como aguacate, plátano, avena, granos enteros, arándanos, nueces, salmón, atún, sardina, zanahorias, frutos secos, yogur y chocolate, ayuda a mantener una buena salud mental y fortalecer las funciones cerebrales, ya que contienen vitaminas K, C, B, E, B9 y omega 3, que aportan múltiples beneficios, como mejorar la capacidad de concentración, dormir mejor, disminuir la ansiedad y ayudan a producir serotonina, conocida como la hormona de la felicidad. 

Por otro lado, la ansiedad, que se puede presentar por igual en hombres y mujeres, se refleja en un nerviosismo constante, miedo o pánico, preocupaciones excesivas, temblores, tensión muscular, exceso de sudoración, mareos y vértigos, taquicardia, y molestias epigástricas, entre otras.

Fuente: Plano informativo.