Contáctanos

Educación

Rescata las lenguas en peligro con instalación

“Trabajé con archivos de grabaciones de voces de todo el mundo para crear una sinfonía, un oratorio de 45 minutos, el cual crea una experiencia que te hace sentir las voces vivas, presentes y contigo”, explico Herzog a La Razón

Un idioma muere en el mundo cada dos semanas, siete mil continúan con vida, pero de ellos, únicamente 30 son los que hablan la mayoría de la población. La fotógrafa Lena Herzog busca generar conciencia ante esta situación a través de la instalación Últimos suspiros. Oratorio inmersivo por las voces desapareciendo, los universos colapsando y el árbol cayendo, la cual tendrá dos presentaciones, este fin de semana, en el Complejo Cultural Los Pinos.

“Trabajé con archivos de grabaciones de voces de todo el mundo para crear una sinfonía, un oratorio de 45 minutos, el cual crea una experiencia que te hace sentir las voces vivas, presentes y contigo”, explico Herzog a La Razón.

La experiencia sonora está arropada con imágenes monocromáticas de explosiones de supernovas, “la metáfora es que cada lenguaje es un mundo, y cuando muere, también lo hace su cultura; también hay tomas de bosques y miradas al desierto y se creó una animación que mapea en el globo la ubicación de cada una de los idiomas convalecientes; es una geografía de un cataclismo que se vive”.

En la instalación resuenan cánticos y narraciones realizadas en 40 de los lenguajes en peligro de extinción o que ya murieron, como el aniu, de Japón; el nivhk, de Rusia; el pite saami, de Suecia; y los mexicanos mixteco de Yoloxóchitl, el náhuatl central de las Balsas y el mayo de los capomos.

Fuente: LaRazón