Contáctanos

Izúcar de Matamoros

Ayuntamiento de Izúcar promueve iniciativa para declarar a Izúcar de Matamoros “Cuna del Ejército Mexicano”

Por: Enid Herrera

Izúcar de Matamoros, Pue.- El presidente de Izúcar de Matamoros, Benjamín Hernández Lima, el Dr. Melitón Lozano Pérez Secretario de Educación Pública del Estado de Puebla y el Lic. Héctor Jiménez y Meneses Diputado Federal por el Distrito 13 con cabecera en Atlixco; expusieron su trabajo de lograr que la Heroica Ciudad de Izúcar de Matamoros sea nombrada “Cuna del Ejército Mexicano”.

Y es que el pasado 12 de julio de este año, Melitón Lozano Pérez en aquel entonces Presidente Municipal de Izúcar de Matamoros, así como su cabildo, aprobaron por unanimidad nombrar a la Heroica Ciudad de Izúcar de Matamoros como “Cuna del Ejército Mexicano”.

Dicha iniciativa llevo a que se realizará el Foro de Análisis “Izúcar de Matamoros, Puebla, Cuna del Ejército Mexicano” en las instalaciones de la Cámara de Diputados, donde por medio de diversas ponencias, se diera a conocer las evidencias que sustentan la intención de este importante
nombramiento.

En su intervención, el Lic. Héctor Jiménez y Meneses dio a conocer que es de suma importancia reconocer a la Heroica Ciudad de Izúcar de Matamoros con esta declaratoria que fortalece la historia no solo de nuestro estado sino del país.

“Existen razones técnicas y sociales que sustentan que este reconocimiento se le dé a la Ciudad de Izúcar de Matamoros; dejando así inmortalizada en la legislación a esta ciudad que acogió al prócer Mariano Matamoros, que junto con sus mujeres y sus hombres, dio soldados a la patria que buscaba su Independencia”.

En ese mismo sentido, el Arq. Raúl Martínez Vázquez, Cronista de Izúcar de Matamoros, dio a conocer diversos pasajes de la historia donde se hace referencia a la creación del primer ejército mexicano -a cargo del caudillo Mariano Antonio Matamoros Guridi- en la plaza principal del municipio.

“Tenemos que remontarnos a la época de la guerra de independencia, donde nace ese sentimiento de nacionalidad fundando en parte criolla, pero que también tenía una raíz indígena. ¿De dónde surge esta idea de buscar que Izúcar sea Cuna del ejército mexicano? Tiene que ver mucho con el cura Don Mariano Matamoros. Es uno de los personajes a través de historiadores y cronistas que han estado trabajando su vida, mencionando el trabajo que realizó en Izúcar, que tiene que ver con la batalla de un 17 de diciembre de 1811”

Por otro lado, el C. Benjamín Hernández Lima, Presidente Municipal de Izúcar de Matamoros dijo sentirse orgulloso de pertenecer a una ciudad con gran acervo cultural e histórico.

“Agradezco la invitación a participar en este foro y es un gusto compartir esta mesa con personas que han enaltecido con su trabajo a Izúcar de Matamoros. Conocer las historias de nuestros pueblos siempre será gratificante sobre todo porque en los hechos del pasado encontramos respuestas a muchas situaciones que vivimos en la actualidad. Es una honra al llevar su apellido, siendo el más antiguo de México en haber obtenido dicha distinción.”

Finalmente, el Dr. Melitón Lozano Pérez, secretario de Educación Pública del estado de Puebla, comentó que el municipio merece el reconocimiento de todos los mexicanos, pues aún en nuestras venas corre sangre insurgente.

“En 1985 el gobernador de Morelos donó un monumento a Izúcar de Matamoros, que tenemos en la Plaza Principal de nuestro Zócalo.Y generalmente todos los años se celebran el nacimiento y el fallecimiento”.

Detalló que fue el Arqueólogo Raúl; quién mostró la inquietud por este reconocimiento, para después exponerla al diputado Héctor Jiménez y Meneses, quien hizo posible la visita al Congreso de la Unión.

Lo que se busca es el reconocimiento tanto del Congreso del Estado de Puebla como del Congreso de la Unión, este primer paso permitirá que sea una iniciativa que pueda ser discutida; primero en comisiones y después en el pleno.

Para que el conocimiento del personaje Mariano Matamoros; entre las nuevas generaciones promueva conciencia de la moral ética y valores culturales compartidos.